Actividad Institucional

elongoni_maraton1(5)

elongoni_maraton1(5)
La Ciudad de Buenos Aires vivió su mayor y más emotiva fiesta “maratoniana” este domingo 9 de octubre.
La Fundación Ñandú le agradece a los más de siete mil participantes que convirtieron a Buenos Aires en la “capital latinoamericana” del running, con una cifra récord de participación para el historial del país y para la región. Y, también, por tratarse del maratón de mayor nivel técnico en esta temporada. Además, los tiempos fijados por los tres primeros -todos representantes de Kenya- representan los mejores en el historial argentino de las pruebas de 42k.
La prueba fue organizada por la Fundación, con el apoyo del Gobierno porteño y con Adidas como main sponsor, contó con la visita del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.
Más allá de aquellas cuestiones técnicas, lo cierto es que entre todos -principalmente por el esfuerzo de los corredores- se construyó una verdadera fiesta deportiva y de confraternidad en la Ciudad, una grata bienvenida a miles de visitantes de países hermanos que pudieron disfrutar de las bellezas de nuestros barrios, conocer sus sitios históricos y apreciar la calidez de nuestra gente.
Después de las lluvias de los últimos días -y hasta momentos antes de la partida- quedó un clima muy húmedo, que afectó -junto a temperaturas que oscilaron entre los 15°C y 20°C- el rendimiento en la carrera. Pero no fue un obstáculo para que los miles de entusiastas y esforzados corredores, animados desde el palco por los conductores (Carla Peterson, Ronnie Arias y el Colorado Martínez) tuvieran la señal de partida, exactamente a las 7.30.
Tal como se anticipaba, por la participación de la “legión kenyata”, éstos iban a marcar el ritmo. Y lo hizo la “liebre” Tioni Michael Kiprop (pasaje de poco más de 1h05 en el medio maratón). Chebet Ben Kipruto, su compañero de gira, venía dispuesto al triunfo y con su antecedente por debajo de las 2h10 en Pádova, a principios de esta temporada. Pero Simon Kariuki Njoroge, quien ahora está residiendo en México, no les perdía pisada. Y a partir del kilómetro 30, cuando el ritmo de Tioni comenzaba a decaer, fue Kariuki el que produjo un cambio de ritmo que resultaría gravitante. Y ya en el km. 38 se acabaron las esperanzas para Kipruto.
Kariuki estiró ventajas a través del verde palermitano, en los tramos finales y llegó en solitario a la meta, recibiendo una clamorosa ovación desde todos los sectores. Kipruto fue su escolta y Tioni, pese a que venía como “liebre” siguió hasta el final y se ganó un lugar en el podio, delante de otro de sus compañeros, Tandoi Abraham Kiprotich.
¿Las marcas? 2h10m23s para Njoroge, 2h12m59s para Kipruto, 2h13m11s para Toioni Michael Kiprop, 2h15m25s para Kiprotich… Luego, dos fondistas de la región con sus mejores registros: el peruano Paulino Canchanya con 2h17m50s y el venezolano Manuel Bellorin con 2h18m54s.
El mejor entre los argentinos fue -al igual que el año pasado- Ulises Sanguinetti, terminando en el 7° puesto con 2h21m05s. “Quería conseguir la marca mínima para los Juegos Olímpicos, pero no se me dio esta vez. Lo intentará en la próxima” dijo el bravo corredor de Tres Arroyos.
El anterior récord del maratón de Buenos Aires, con 2h13m55s, había sido implantado dos años atrás por el tanzanio Mohamed Hsenduki Ikoki.
Entre las damas, las argentinas hicieron 1-2 con Andrea Graciano (2h46m34s) y Karina Neipán (2h48m19s), mientras la parguaya Carmen Martínez, tercera con 2h49m08s, mejoró el récord de su país.
Después seguía llegando la multitud de corredores. Todos ganadores. Todos los valientes de una mañana inolvidable.